Laboratorios ALAP

PUBLICACIONES | La Semilla de Soja

Es importante que el productor que maneja semilla de soja, conozca algunos aspectos que afectan a esta semilla y que es necesario tener en cuenta para conservar la calidad de la misma.

Si observamos la semilla vemos que externamente hay una cubierta protectora, y al desprenderse aparecen dos mitades que son los cotiledones. La zona de unión de esos cotiledones coincide con la presencia del embrión que es la futura planta.

La semilla de Soja es una de las más delicadas, porque se pueden producir zonas con daños que afectarán la viabilidad y por consiguiente la germinación de esa semilla.

Si se daña la semilla en el embrión o en una zona cercana al embrión, o en una superficie grande de la semilla, que abarque el 50% o más del área de los cotiledones. Esa semilla dará una plántula anormal o directamente es una semilla muerta.

¿Qué daños se pueden producir?

• Daños mecánicos: se revelan a través de fracturas o abolladuras. Son provocados por golpes que recibe la semilla durante el manipuleo, ya sea en la cosecha, transporte o acondicionamiento.

• Daños por humedad: Se producen fundamentalmente como consecuencia de ser sometida la semilla a procesos alternativos de humedecimiento y deshidratación, luego de haber alcanzado la madurez y debiendo permanecer en el campo a la espera de la cosecha. Se observa como un aspecto arrugado en las coberturas de la semilla.

• Daño por Chinche: Se produce por las picaduras de este insecto. La zona donde pica la chinche es una zona muerta, de aspecto corchoso, generalmente colonizada por hongos. Por eso cuando se siembra soja con el objetivo de hacer semilla se debe monitorear el cultivo más minuciosamente, haciendo controles con insecticidas si fuera necesario.

• Daños por presencia de hongos patógenos: Se llaman así porque producen enfermedades en la soja. Pueden afectar el Poder Germinativo, o ser transportados por la semilla al lote y producir enfermedades durante el ciclo del cultivo.

Hay años en que este último daño se presenta con gran intensidad, en toda la zona sojera del país, sobre todo cuando la época de cosecha coincide con intensas lluvias y altas temperaturas (superiores a los 25ºC), que son las condiciones propicias para la proliferación de estos hongos.

En el laboratorio se pueden determinar los distintos daños presentes en la semilla, realizar identificación de hongos patógenos, o realizar el tratamiento con curasemillas en el ensayo de PG, con el objetivo de asesorar con respecto a la conveniencia de esta práctica.

El Poder Germinativo se puede mejorar al curar la semilla, en los casos en que los hongos se ubiquen en las envolturas pero no afecten las partes internas. Los curasemillas que se recomiendan ( hay varios en el mercado específicos para soja) deben tener una combinación de un principio activo sistémico y otro de contacto.

Además hay que usar las dosis del marbete para que no sean afectados los Rhizobios, que son bacterias asociadas a la soja (ya sea naturalmente presentes en el suelo, o por inoculación de la semilla) que forman nódulos en las raíces y fijan el nitrógeno atmosférico.

No hay que olvidar que los fungicidas actúan sobre organismos vivos y los Rhizobios lo son.

Por Resolución de INASE 298/94 es obligación comercializar semilla de soja únicamente de clase fiscalizada.

[ IMPRIMIR ]

(C) Asociación de Laboratorios Agropecuarios Privados de Argentina | Op. Res. 1024x768 | Diseño y desarrollo CyberTANDIL